Regenerar la piel

Una visión integral en la regeneración cutánea.

276


Múltiples estudios científicos se han realizados en estos últimos años en el área de la biología molecular, fisiopatología y genética del envejecimiento cutáneo y han demostrado los factores que influyen en el envejecimiento de la piel.


El envejecimiento natural de la piel está determinado genéticamente y refleja el proceso biológico general de un organismo humano, que afecta a todos los órganos y tejidos. Depende de factores endógenos y exógenos. Los primeros incluyen cambios hormonales e inmunológicos, las enfermedades crónicas y estrés. Los segundos se refieren principalmente a los rayos ultravioleta, influencia climática, los hábitos nutricionales, tóxicos y de cuidado de la piel.


Las principales manifestaciones de la piel envejecida son: la sequedad, disminución del grosor, turgencia y elasticidad, manchas, telagectacias, angiomas y aparición de arrugas.


Los mecanismos principales que llevan a estos cambios en la piel (al igual que en otros tejidos y órganos) son:


1. Desequilibrio entre sistemas pro-oxidante y antioxidante con la consiguiente acumulación de especies libres radicales reactivas del oxígeno (ROS) y estrés oxidativo.


2. Pérdida de hidratación: La pérdida de hidratación de los tejidos trae consigo una peor cicatrización y reparación. El nivel de hidratación influye directamente en la expresión de las señales inflamatorias en la epidermis. Por lo tanto, la disminución del volumen de la dermis de la piel y la reserva hidráulica, representa uno de los enlaces más importantes entre patogénesis y los signos de los cambios del envejecimiento.


3. Trastorno de la microcirculación: La disminución del flujo de sangre no sólo representa el vínculo más esencial en el desarrollo de desequilibrio entre AOS y antioxidantes sino que también conduce a la limitación del acceso a los nutrientes a la piel, lo que provoca cambios dérmicos estructurales.


Un enfoque adecuado al tratamiento regenerativo es por tanto contrarrestar los mecanismos causantes:


• Administrar hidratación a la dermis con la infiltración de ácido hialurónico.


• Aporte de vitaminas antioxidantes como la A, C, E y K, bioflavonoides, aminoácidos, péptidos y proteínas, así como peróxido de lucha contra enzimas (la superóxido dismutasa, glutatión peroxidasa, glutatión reductasa, catalasa etc).


• Mejorar la vascularización al tejido con tratamientos como infiltración de plasma rico en plaquetas o mediante el tratamiento de carboxiterapia.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refrescar

Salud Madrid SEME